Industria 4.0: Un repaso por la historia, claves y oportunidades

El concepto de “industria 4.0” hace referencia a la inclusión de la tecnología digital en las fábricas o industrias a partir de sensores y mecanismos inteligentes. Supone una revolución a los anteriores procedimientos al ofrecer una ventaja competitiva importante que evaluaremos en las próximas líneas.

Si realizamos un pequeño repaso por la historia para entender bien la importancia de este gran avance, nos encontramos con las siguientes etapas:

  • Industria 1.0 (1789): la mecanización surge impulsada por agua y vapor.
  • Industria 2.0 (1870): la energía eléctrica y división de tareas dan lugar a la producción en masa de los productos.
  • Industria 3.0 (1969): la producción automatizada es posible gracias al avance de la electrónica y la informática.
  • Industria 4.0 (actualidad): el avance de la tecnología y las redes da lugar a los sistemas basados en sensores y autonomías.

La industria 4.0 mantiene varios ejes fundamentales a través del “big data”, el análisis de datos, la realidad aumentada, ciberseguridad, “cloud computing”, robótica, fabricación digital (impresión en 3D) y la integración de procesos. Es necesario entender que, a través de estos procesos, las diferentes máquinas o tecnologías “se entiendan entre sí” a partir de un lenguaje propio de forma independiente.

Entre las ventajas que ofrece esta nueva modalidad en el ámbito empresarial se encuentran las siguientes:

-Se reduce el tiempo de fabricación de todos los productos, oportunidad que favorece a la hora de crear aquellos que sean totalmente nuevos. Esta variable también favorece la comercialización, además de reducir los costes.

-Incremento de la seguridad en los empleados, sobre todo, en determinados sectores que pueden generar ciertos peligros como las temperaturas elevadas o en determinados entornos.

-Al obtener datos de forma real, favorece el proceso de toma de decisiones al disponer de la información de forma directa y permanente.

-La producción es más flexible al realizarse de forma masiva y personalizada.

-Se conocen mejor las necesidades de los clientes al establecer una comunicación directa entre empresa y proveedores.

-La información obtenida a partir de los informes permite crear ecosistemas y ambientes más sostenibles, además de poder aplicar prácticas responsables con el entorno.

Artículo de https://fiware.zone [Pinche aquí para leer el artículo completo] 

Dejar respuesta

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí